Reputación personal, redes sociales y selección de talento

peligro pillarte dedos¿Cuál es la relación entre la reputación online personal y las posibilidades de mejorar laboralmente? Para mi son muy evidentes y tuve la ocasión de compartirlas con un nutrido grupo de profesionales de la selección de talento en una masterclass organizada por JobandTalent. Mi principal conclusión es que las redes sociales pueden ser una buena herramienta para no pillarse los dedos fichando al candidato equivocado. Al mismo tiempo, los candidatos pueden aprovechar las redes para dejarse ver… A primera vista, parece un uso ventajoso para todos.

Os dejo a continuación la presentación que utilicé para, en media hora, desgranar algunas ideas, que os resumo también en este post.


Reputación Online y selección de talento from Víctor Puig

En esta breve sesión, intenté explicar que efectivamente hay una relación directa entre la reputación online personal y las opciones de tener acceso a cambios laborales. En varios sentidos:

  • Las estadísticas que tenéis en la presentación ya muestran que las empresas de selección de personal tienen en cuenta los perfiles en redes sociales de los candidatos a la hora de valorarlos: sobre todo para contrastar si son quiénes dicen ser. Casi un 70% de las empresas encuestadas en Estados Unidos han aceptado o denegado un candidato en función de lo que han visto sobre él en las redes sociales.
  • En España parece que son muchas menos las empresas que acuden a las redes sociales a localizar candidatos (poco más del 40%) o a contrastar perfiles, pero la primera pista que me hace pensar que este número subirá es tan sencilla como comprobar que los asistentes a la charla rondaban las doscientas personas… En la presentación tenéis también estadísticas que se refieren a nuestro mercado. Esperar también a que poco a poco los profesionales de la selección más senior dejen de lado sus reticencias sobre las redes sociales…
  • Creo que las Redes Sociales son una excelente herramienta para las empresas de selección de personal, no sólo para consultarlas, sino para integrarlas en sus metodologías de selección: el hecho de que en las Redes Sociales actuemos constantemente, y no sólo cuando estamos en un proceso de selección, hace que sea más transparente ver quiénes o cómo somos. No es lo mismo impresionar a alguien en una primera cita (o una entrevista) que ganarnos su confianza con la imagen que transmitimos en nuestro día a día. Todos habremos sufrido alguna vez las consecuencias de un mal fichaje en un equipo ¿no hubiera sido fantástico saber más acerca de quién era ese “catacrack” antes de ficharlo?

boomerangEsa transparencia, vale la pena decirlo, también juega en favor del candidato. De la misma manera que una empresa de selección puede saber más acerca de nuestro perfil, los interesados en cambiar de trabajo sabrán también más acerca de la empresa que opta a ficharlos. Saber quién trabaja ya allí, cómo es el jefe, o cómo será el equipo que tendremos a nuestro cargo va hoy más allá de lo que se nos cuente durante el proceso de selección: como un boomerang, la transparencia en las redes sociales puede sernos útil a todos los implicados en el proceso.

En el turno de preguntas hubo varias participaciones relativas a cómo de fiables son los datos que exponemos en las redes sociales. Una respuesta directa podría ser que lo que decimos en las redes es cero fiable, por que somos libres de decir lo que queramos. Pero esa tajante visión no sería cierta. Creo que tendemos todos a mostrarnos más o menos como somos, si se nos mira durante un rango de tiempo suficiente.

Mi opinión es que es relativamente sencillo causar una buena impresión en un encuentro breve y si nuestro CV luce flamentes logos y cargos. Pero por experiencia también sé que los CV inflados, las recomendaciones cruzadas en Linkedin, el silencio permanente en Twitter y el no tener contactos de calidad dice muy poco de quienes no cuidan su reputación personal online: por que no saben o por que no pueden defenderla. La diferencia será evidente a los experimentados ojos de quienes trabajan en selección de personal.

Cabe también la postura de decir que no siempre usamos las redes sociales con una intención profesional, lo que me parece muy lícito. Pero es ingenuo pensar que alguien que las usa sencillamente para estar en contacto con quien quiera no será igualmente evaluado por ello en algún proceso de selección. A muchos les dará igual y harán bien, pero tenlo en cuenta si de verdad buscar trabajo o necesitar cambiar de empresa…

Mi agradecimiento desde aquí a los asistentes por su atención, a los organizadores por supuesto, y a Alex Puig, que propuso mi nombre cuando vio que no podría él ser el ponente. Gracias también a Arancha Ruiz por pasarme algunos datos muy interesantes.

Este artículo fue publicado en Conferencias, Reputación Online y etiquetado como , , , , , , . Guarda lapermalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*