Egosurfing: una buena novela

egosurfing(versión en castellano abajo, tras la foto) Si estàs pensant en quin llibre et pot acompanyar aquests dies de Setmana Santa, em permeto recomanar-te la novel·la Egosurfing, de Llucia Ramis. Va guanyar el premi Josep Pla amb aquest llibre.

Vaig acabar de llegir-la fa uns dies, i a mi m’ha agradat molt. El protagonisme d’Internet no es potser tant palès com em pensava (“egosurfing” és el fet de buscar en propi nom d’un mateix a Internet, segur que tu també ho has provat), però en canvi, el retrat de les relacions entre persones i de com funcionem a principis del segle XXI en una ciutat com Barcelona m’ha semblat molt ben descrit. Com diu l’autora en aquesta entrevista de El Periódico:

Buscamos la confirmación de que somos importantes, somos unos niños diciendo mira lo que he hecho.

En un dels diàlegs de Egosurfing, un dels personatges ho diu encara més clar:

-És al·lucinant com actua la gent al Facebook. Quan estan ferits o putejats, deixen missatges tota l’estona, la majoria amb segones. Són patètics. La necessitat de clamar el dolor és patètica. En realitat, no sé per què es diu xarxa social si no existeix un acte més individualista. Tu penges el teu estat i només estàs pendent de les reaccions que provocaràs. Els altres t’importen ben poc, l’únic que vols és que estiguin pendents de tu.

Qui estigui lliure de pecat, que llenci el primer twitt…

Pel camí, en aquesta història que creua els camins de diferents personatges i les seves dèries, Ramis deixa caure algunes perles que poc tenen a veure amb Internet:

La memòria és la llar on retornam cada cop més sovint, cansats de voltar pels carrers de la vida.

el riure és l’única arma que tenim contra la mort. És cert que no la venç, però la ridiculitza.

I també reparteix una mica per als periodistes o per als escriptors de manuals d’autoajuda:

la feina del periodista consisteix en explotar l’enginy dels altres. Així és revalora.

Ara estic treballant en un volum que es titularà: Com ser feliç en temps de crisi. No és conya. Estic farta d’apuntar fórmules com que qui dóna rep; i de sobte, els qui ho han donat tot per una hipoteca o per una feina observen amb horror que els ho han llevat. Una bona hòstia, això és el que han rebut.

Entretinguda, divertida, interessant, Egosurfing no és pas un retrat internetero si no més aviat una novel·la on la xarxa és una eina, no un tema central…

Llucia Ramis en foto de Guillermo Moliner para El Periódico

Llucia Ramis en foto de Guillermo Moliner para El Periódico

Si estás pensando en qué libro puede acompañarte estos días de Semana Santa, me permito recomendarte la novela Egosurfing, de Llucia Ramis. Ganó el premio Josep Pla con este libro.

egosurfingAcabé de leerlo hace unos días, y a mi me ha gustado mucho. El protagonismo de Internet no es quizás tan evidente como pensaba (“egosurfing” es el hecho de buscar nuestro propio nombre en Internet, seguro que también lo has probado), pero en cambio, el retrato de las relaciones entre personas y de cómo funcionamos a principios del siglo XXI en una ciudad como Barcelona me ha parecido muy bien descrito. Como dice la autora en esta entrevista de El Periódico:

Buscamos la confirmación de que somos importantes, somos unos niños diciendo mira lo que he hecho.

En uno de los diálogos de Egosurfing, uno de los personajes lo dice aún más claro (traducción a mi cargo, con todo lo que eso supone):

-Es alucinante como actúa la gente en Facebook. Cuando están heridos o puteados, dejan mensajes todo el rato, la mayoría con segundas. Son patéticos. La necesidad de clamar el dolor es patética. En realidad, no sé por qué se llama red social si no existe un acto más individualista. Tú cuelgas tu estado y sólo estás pendiente de las reacciones que provocarás. Los demás te importan muy poco, lo único que quieres es que estén pendientes de ti.

Quien esté libre de pecado, que lance el primer twitt…

Por el camino, en esta historia que cruza los caminos de diferentes personajes y sus manías, Ramis deja caer algunas perlas que poco tienen que ver con Internet:

La memoria es el hogar donde volvemos cada vez más a menudo, cansados de dar vueltas por las calles de la vida.

la risa es la única arma que tenemos contra la muerte. Es cierto que no la vence, pero la ridiculiza.

Y también reparte un poco para los periodistas o para los escritores de manuales de autoayuda:

el trabajo del periodista consiste en explotar el ingenio de los demás. Así se revalora.

Ahora estoy trabajando en un volumen que se titulará: Cómo ser feliz en tiempos de crisis. No es coña. Estoy harta de apuntar fórmulas como que quien da, recibe; y de pronto, quienes lo han dado todo por una hipoteca o por un trabajo observan con horror que se lo han quitado. Una buena hostia, eso es lo que han recibido.

Entretenida, divertida, interesante, Egosurfing no es de ningún modo un retrato internetero si no mas bien una novela donde la red es una herramienta más, no un tema central…

Este artículo fue publicado en Lecturas, Reputación Online y etiquetado como , , , , , . Guarda lapermalink.

Un comentario en "Egosurfing: una buena novela"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*